Los 11 dioses y diosas egipcios más importantes

by

Un antiguo jeroglífico egipcio tallado pintado que muestra al dios con cabeza de halcón Horus sentado en un trono, delante de él están el faraón Seti y la diosa Isis, todo en la pared interior del templo de Osiris en Abydos, Egipto.

Egipto tenía uno de los panteones de dioses más grandes de cualquier civilización del mundo antiguo.

A lo largo de la historia de Egipto se adoraba a cientos de dioses y diosas, aunque las características de todos los dioses pueden ser difíciles de descifrar, la mayoría tenían alguna cosa en común entre ellos, en muchos era el sol, en otro el  inframundo  y siempre los representaba una forma.

Pero estos podrían cambiar con el tiempo a medida que los dioses aumentaron y disminuyeron en importancia, según se iba desarrollando la sociedad egipcia en aquellos años, dejando templos, jeroglíficos y figuras de toda índole con un valor incalculable.

Dios Osiris

Osiris, una de las deidades más importantes de Egipto, era dios del inframundo y simbolizaba la muerte, la resurrección y el ciclo de las inundaciones del Nilo en el que dependía Egipto para la fertilidad agrícola.

Según el mito, Osiris era un rey de Egipto que fue asesinado y descuartizado por su hermano Seth, entonces su esposa, Isis, volvió a reconstruir su cuerpo y lo resucitó, lo que les permitió concebir un hijo, el dios Horus.

Fue representado como un rey momificado, con envoltorios que dejaban al descubierto solo la piel verde de sus manos y rostro.

Diosa Isis

Los orígenes de Isis vienen de la oscuridad, a diferencia de muchos dioses, no se la puede vincular a una ciudad específica, y no hay muchos grabados sobre de ella en la literatura egipcia más antigua.

Sin embargo, con el tiempo su importancia creció hasta convertirse en la diosa más importante del panteón, como la esposa devota que resucitó a Osiris después de su asesinato y crió a su hijo, Horus, encarnando las virtudes egipcias tradicionales de esposa y madre.

Como esposa del dios del inframundo, Isis también era una de las principales deidades fanáticas por los ritos de los muertos.

Junto con su hermana Neftis, Isis actuó como una diosa divina, y su adoración a menudo se describía como el enlace con los muertos en el inframundo.

Isis fue una de las últimas diosas egipcias antiguas en ser adorada, en el período grecorromano se la identificó con la diosa griega Afrodita y su culto se extendió hacia el oeste hasta Gran Bretaña y hasta el este hasta Afganistán. Se cree que las representaciones de Isis con el niño Horus influyeron en la imagen cristiana de María con el niño Jesús.

Dios Horus

Representado como un halcón o como un hombre con cabeza de halcón, Horus era un dios del cielo asociado con la guerra y la caza, la encarnación de la realeza divina, y en algunas épocas se consideraba que el rey en ese momento era una manifestación de Horus.

Según el mito de Osiris, Horus era el hijo de Isis y Osiris, concebido mágicamente después del asesinato de Osiris por su hermano Seth, por lo que Horus fue criado para vengar el asesinato de su padre.

Una tradición sostiene que Horus perdió su ojo izquierdo peleando con Seth, pero su ojo fue curado mágicamente por el dios Thoth, debido a que los ojos derecho e izquierdo de Horus estaban conectados, respectivamente, con el sol y la luna, la pérdida y recuperación del ojo izquierdo de Horus dio una explicación mítica de las fases de la luna.

Dios Seth

Seth era el dios del caos, la violencia, los desiertos y las tormentas, en la historia del asesinato de Osiris, se dice que engaña a Osiris para que se acueste en un ataúd y luego lo sella para siempre, antes de que Isis lo encontrara.

La apariencia de Seth plantea un problema para los historiadores, ya que a menudo se le representa como un animal o como un ser humano con cabeza de animal, pero a ciencia cierta no se sabe qué animal es.

Por lo general, tiene un hocico largo y orejas grandes con las puntas cuadradas. En su forma completamente animal, tiene un cuerpo delgado como de perro y una cola recta con un mechón en el extremo, donde muchos estudios coinciden en que nunca existió tal animal y que el animal Seth es una especie de ser mítico.

Dios Ptah

Ptah era el jefe de una tríada de dioses adorados en Menfis, junto con otros dos miembros que eran la esposa de Ptah, Sejmet, la diosa con cabeza de león, y el dios Nefertum, que pudo haber sido el hijo de la pareja.

La asociación original de Ptah parece haber sido con artesanos y constructores, el arquitecto de la IV dinastía Imhotep fue deificado por su divinidad después de su muerte como hijo de Ptah.

Los historiadores han sugerido que la palabra griega Aigyptos, el origen del nombre de Egipto, puede haber comenzado como una confusión de Hwt-Ka-Ptah, el nombre de uno de los santuarios de Ptah que se pronunciaba igual que Aigyptos.

Dios Ra

Una de las varias deidades asociadas con el sol, el dios Ra generalmente se representaba con un cuerpo humano y la cabeza de un halcón, uno de los más populares, ya que han aparecido películas con temas relacionados con el Egipto antiguo.

Se creía que navegaba por el cielo en un bote todos los días y luego hacía un viaje por el inframundo cada noche, durante el cual tendría que derrotar al dios serpiente Apophis para poder volver a levantarse.

El culto del dios Ra se centró en Heliópolis, ahora un suburbio de El Cairo, donde finalmente se asocio con otras deidades que también rendían culto a dioses del sol.

Diosa Hathor

La diosa Hathor generalmente se representaba como una vaca, como una mujer con cabeza de vaca o como una mujer con orejas de vaca.

Hathor encarnaba la maternidad y la fertilidad, y se creía que protegía a las mujeres durante el parto, ayudaba a los niños a venir al mundo, una diosa de la vida que se la reverenciaba todo el año.

Con el tiempo, su papel empezó a cambiar, convirtiéndose en la encargada de atender a los difuntos en el más Más Álla, proporcionándoles comida y bebida para el sustento eterno, el culto a la vida después de la muerte.

Dios Anubis

Anubis estaba preocupado por las celebraciones funerarias y el cuidado de los muertos, y generalmente, se lo representaba como a un chacal o como un hombre con cabeza de chacal.

La asociación de los chacales con la muerte y los funerales probablemente apareció porque los egipcios habrían observado a los chacales merodeando siempre en los cementerios.

En el Reino Antiguo,  antes de que Osiris se destacara como señor del inframundo, Anubis era considerado el principal dios de los muertos, según el mito de Osiris, Anubis embalsamaba y envolvía el cuerpo del rey asesinado, convirtiéndose en el dios de los embalsamadores.

Dios Thot

Thot, el dios de la escritura y la sabiduría, podría representarse en forma de representado por un papión (un babuino), ibis (un ave) o como un hombre con cabeza de ibis.

Se creía que había inventado el lenguaje y la escritura jeroglífica y que servía como pensador y consejero de los dioses, como dios de la sabiduría, se decía que Thot poseía conocimientos de magia y secretos que no estaban al alcance de los demás dioses.

En las escenas del inframundo que muestran el juicio sufrido por los difuntos después de su muerte, se representa a Thot pesando los corazones de los difuntos e informando el veredicto a Osiris, el dios de los muertos.

Diosa Bastet

En sus formas más tempranas, la diosa Bastet fue representada como una mujer con cabeza de león o gato montés, adoptó la forma menos feroz de un gato en el primer milenio antes de nuestra era.

En períodos posteriores, a menudo se la representaba como un gato sentado de aspecto regio, a veces con anillos en las orejas o la nariz, y en el último período ptolemaico llegó a asociarse con la diosa griega Artemisa, la cazadora divina y diosa de la luna.


Dios Amón

Antes de alcanzar importancia nacional en el Imperio Nuevo, el dios Amón era adorado localmente en la ciudad del sur Tebas.

Amón era un dios del aire, y el nombre probablemente significa «El Oculto», y por lo general, se lo representaba como un hombre que llevaba una corona con dos plumas verticales. Sus símbolos animales eran el carnero y el ganso.

Después de que los gobernantes de Tebas se rebelaron contra una dinastía de gobernantes extranjeros conocida como los “hicsos” y restablecieron el dominio egipcio nativo en todo Egipto, Amón recibió ofrendas por su victoria, en una forma fusionada con el dios del sol Ra, se convirtió en la deidad más poderosa de Egipto, una posición que mantuvo durante la mayor parte del Imperio Nuevo.

Hoy en día, el enorme complejo de templos dedicado a Amon-Ra en Karnak, es uno de los monumentos más visitados de Egipto.

Deja un comentario