¿Cuáles son los 5 sabores básicos que existen?

by

En la actualidad dispones de 5 sabores básicos, que son dulce, ácido, salado, amargo y umami, que nos ofrecen diferentes sensaciones cuando nos ponemos un alimento o una bebida en la boca, para que podamos decidir si es bueno y nos satisface comerlo, veamos con más detalle lo que nos aporta cada uno a través de la lengua.

Dulce

El dulce viene principalmente del azúcar, que puede proporcionar al cuerpo energía rápidamente y es una fuente de carbohidratos, por lo que estamos hablando del motor de nuestro cuerpo, siempre en su justa medida y tienes diferentes tipos de azúcares para elegir.

Expertos en nutrición y alimentación, destacan estas dos funciones son de suma importancia para un correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, aportando una buena cantidad de calorías para evitar enfermedades relacionadas con la desnutrición y el hambre.

Y no solo eso, el dulce es uno de los sabores que también percibimos de una manera más intensa a través del olor, llegando a crear una sensación de apetito realmente excepcional.

Salado

El segundo sabor básico es el salado. Es una respuesta a la detección de cloruro de sodio y otros tipos de sales que nuestro gusto puede reconocer de los alimentos que comemos, y es fundamental porque nos ayuda a regular el equilibrio interior de nuestro cuerpo, con la función llamada homeóstasis.

De hecho, las ganas de comer están relacionada con la sal está relacionado, ya que a nivel biológico demandamos este componente para saciar nuestro apetito. A medida que crecemos suele volverse cada vez más importante, intentando mantener un equilibrio porque una ingesta alta puede acarrear ciertos problemas a nuestro organismo.

Descubre en este artículo los tipos de azúcar que existen.

Ácido

El ácido es un sabor que asociamos a alimentos agrios, una sensación que nos indica que un alimento se puede encontrar en mal estado, aunque mezclado con otros sabores puede pasar inapreciable, teniendo efectos muy positivos sobre nuestro organismo, como regular el pH.

Es por eso que, al menos cuando somos niños y adolescentes no les gusta y evitan consumirlo, por el sabor tan acido y agrío que nos indica en cuanto lo saboreamos.

Este sabor se encuentra principalmente en alimentos relacionados como los cítricos, el limón es uno de los cítricos más populares por su intenso sabor, pero frutas como las mandarinas y naranjas también poseen este característico sabor, pero de una forma más dulce.

Amargo

Este sabor básico es también muy importante, con un gusto muy particular y conocido por todos por ser el más desagradable para cualquier persona y suele avisarnos de alimentos que se encuentran podridos o potencialmente tóxicos, pero no significa que todo este malo, por ejemplo, el café es un alimento amargo y tiene buenos beneficios para nuestra salud, el sabor amargo suele ser un sabor que poco a poco nos vamos habituando y que con la mezcla de otros sabores, se consigue un resultado óptimo para su consumo.

Umami

No hace mucho se descubrió el sabor “Umami”, que tiene un receptor único en la lengua y se podría definir como el sabor delicioso o sabroso, un gusto relacionado con multitud de alimentos como carnes y quesos, y especialmente en salsas que utilizamos diariamente para aportar mucho más sabor a nuestros alimentos.

Incluso los expertos lo han incluido dentro de los sabores básicos, siendo un factor importante que ya se empieza a enseñar en la educación primaria.

La función de los sabores y el gusto

Todos los humanos, necesitan comer alimentos y beber líquidos para vivir, entonces ¿cómo sabemos lo que podemos comer y lo que no?, pues esto nos lo indica los gustos y los olores principalmente, en el que nuestro cuerpo está diseñado para diferenciar alimentos en buen y mal estado.

Gracias a los diferentes receptores que tiene nuestra lengua podemos apreciar las diferentes particularidades que nos puede ofrecer un tipo de alimento, llegando a crear una sensación agradable y que sin ningún tipo de esfuerzo comamos los alimentos gracias al buen gusto que aportan a dichos receptores, indicando a nuestro cerebro que no hay ningún tipo de peligro en la ingesta del mismo.

Deja un comentario