¿A cuanta profundidad se puede bucear?

by

Esta es una pregunta engañosa, ya que muchos atrevidos y valientes pueden desear aspirar a bajar a esa profundidad, o peor aún, intentar superarla, con los riesgos que conlleva. Una pregunta más adecuada es, ¿a qué profundidad puede llegar un buceador?, esto depende de varios factores, como el equipo respiratorio, el nivel de experiencia y la tolerancia a las altas presiones.

La mayoría de las organizaciones de buceo profesionales, establecen la profundidad máxima de 40 metros para buzos recreativos certificados y experimentados.

¿Qué es lo más profundo que ha descendido un buceador?

El récord de profundidad actual para el buceo lo tiene Ahmed Gabr, el 18 de septiembre de 2017 el egipcio descendió a 332,40 metros (1.044 pies).

Se realizo en el Mar Rojo, en Dahab, y duro nada menos que algo más de 15 horas, donde el descenso solo duro 12 minutos pero el ascenso llego a las 15 horas, para realizar las paradas necesarias de descomprensión, siempre monitoreado por un grupo de médicos y con un cable que tenía anclado para ir usando las más de 60 botellas que necesito para cumplir tal hazaña.

Consideraciones para determinar la profundidad de un buceador

Estado de descompresión

Cuanto más profundo descienda un buceador, más corto será su límite de no descompresión. Por ejemplo, un buzo que desciende a 12 metros, puede permanecer a esa profundidad durante 140 minutos, si el suministro de aire lo permite.

Un buceador que desciende a 40 metros puede permanecer solo 10 minutos a esa profundidad antes de acumular tanto nitrógeno en su cuerpo que requiere una serie de paradas de descompresión en el camino para reducir el riesgo de descomprensión.

Así que un buceador experimentado puede descender a más profundidad, pero el riesgo es muchísimo mayor y el beneficio es casi inexistente, ya que solo podrá disfrutar de unos pocos minutos a esa profundidad.

Consumo de aire

Un buceador respira aire según la presión del agua que lo rodea, cuanto más profundo va un buceador, más se comprime el aire que, a una profundidad de 40 metros, un buzo consume su aire aproximadamente cinco veces más rápido que en la superficie.

Los buceadores que planean bajar a esa profundidad encontrarán que su tiempo de buceo está limitado por el consumo de aire, y no solo usará su aire más rápidamente a mayores profundidades, sino que también requerirá una gran reserva de aire para el largo ascenso desde inmersiones bastante profundas.

Narcosis

Algunos gases, como el nitrógeno, pueden causar narcosis en los buzos a presiones elevadas. Todos los buceadores experimentarán esta narcosis eventualmente, pero varía de un buceador a otro y de un día a otro, no se puede evaluar como algo exacto.

Tenga cuidado, si experimenta la sensación de borrachera, como una intoxicación por alcohol, significa que está entrando en juego el efecto de la narcosis, que a veces puede resultar como algo agradable, pero en realidad estaremos perdiendo algo de coordinación y visión, con una capacidad de atención escasa y razonamiento nulo, aunque este extremo solo se produce a profundidades muy grandes.

Toxicidad por oxígeno

En concentraciones muy altas, el oxígeno se vuelve tóxico, provocando mareos, convulsiones, pérdida del conocimiento e incluso la muerte. Cuando se siguen los protocolos de profundidad recreativa, la toxicidad del oxígeno no es una preocupación para los buceadores.

Aun así, es la mejor razón para no exceder las limitaciones de profundidad, es que el oxígeno puede volverse tóxico a profundidades a partir de aproximadamente 65 metros, y las mezclas de gases con altos porcentajes de oxígeno, pueden crear problemas a profundidades mucho menores.

Deja un comentario