16 lugares imprescindibles para visitar en El Salvador

by

El Salvador es un destino muy rico a nivel cultural y con unos entornos naturales únicos, ubicado en el corazón de la región de América Central, este pequeño país cuenta con increíbles parques nacionales, extensiones de playa espectaculares, una gran cantidad de atracciones para todos los gustos.

A pesar de conservar su reputación de ser un país inseguro, El Salvador es en realidad uno de los países más seguros de América Central para visitar, los lugareños son muy amables y acogedores y siempre están dispuestos a ayudar.

Veamos cuáles son las cosas para hacer imprescindibles y los lugares que no debemos perdernos en nuestra visita a El Salvador.

San Salvador – La capital

San Salvador es la capital de El Salvador, se encuentra en la parte central del país, es la segunda ciudad más grande de toda América Central, después de la ciudad de Guatemala.

A pesar de su gigantesco tamaño, los visitantes generalmente se sorprenden al encontrar locales muy relajados, un ambiente que no invita a la prisa, muy característico entre los países de la zona.

Sus atracciones principales son la iglesia El Rosario, el jardín Botánico La Laguna, la plaza Futura, el mueso de arte El Salvador o la catedral metropolitana entre otros, aunque desde la ciudad existen tours de 1 días para visitar atracciones que se encuentran alrededor de la ciudad.

Dispone de una infraestructura algo regular, pero está mejorando cada año que pasa, hay que tener en cuenta que El Salvador ha vivido guerras y terremotos, donde todavía en zona todavía se ven algunas cicatrices.

Desde los restos desmoronados de la arquitectura colonial española hasta la gran brecha entre ricos y pobres, San Salvador tiene un largo camino por recorrer. Todavía hay violencia en la ciudad, sin embargo, se concentra mayoritariamente en los barrios más pobres, lejos de los sectores turísticos.

A pesar de ser la metrópolis más grande del país, los visitantes están a pocos minutos de la impresionante belleza natural, empezando por hermosos volcanes y el impresionante lago del cráter, hasta algunos de los mejores parques nacionales del país, la belleza natural siempre está a la vuelta de la esquina.

Parque Nacional El Boquerón

A los visitantes aventureros en El Salvador les encantará una excursión de un día al Parque Nacional El Boquerón, que está a solo media hora de la capital salvadoreña.

El parque está en un volcán, lo que permite a los visitantes conocer de cerca un cráter que tiene más de 540 metros de profundidad y casi 5 kilómetros de ancho.

Además, hay un cráter más pequeño dentro del más grande llamado Boqueroncito, que los visitantes también pueden explorar, hay una buena caminata para llegar allí, pero vale la pena la vista, así como la flora y fauna que los visitantes encontrarán

 Los excursionistas principiantes pueden explorar uno de los senderos más cortos y menos difíciles, ya que hay muchos dentro del parque nacional, y para los más expertos y en forma, pueden perderse por rutas mucho más atractivas y espectaculares.

La Palma – La ciudad artística por excelencia

Dos horas al noroeste de San Salvador, La Palma es famosa por ser la ciudad donde el artista nacional Fernando Llort enseño su técnica a decenas de alumnos, utilizando colores brillantes, imágenes infantiles y temas religiosos, Llort capturó los corazones del pueblo salvadoreño, convirtiendo a La Palma en un centro artístico reconocido a nivel nacional.

Incluso en la actualidad, la gran mayoría de sus habitantes se ganan la vida practicando el estilo artístico de Llort, con artículos de madera con colores llamativos, un “souvenir” de compra obligada.

La ciudad posee una amplia gama de galerías y talleres, los turistas definitivamente deberían pasar un tiempo perdiéndose por el exclusivo y hermoso patrimonio artístico de la ciudad, con murales pintados por sus pequeñas calles, hasta el gran mosaico del Parque Central o la iglesia de Santa Cruz.

Suchitoto – Una ciudad con encanto

Suchitoto es una de las pocas ciudades de El Salvador que aún conserva su arquitectura colonial, posee vistas panorámicas únicas y pintorescas calles adoquinadas, esta ciudad es una de las más encantadoras del país.

Uno de los sitios más populares de Suchitoto es el Museo de los Recuerdos Alejandro Cotto, aquí podemos explorar hermosos jardines, una arquitectura colonial con un estado excelente de conservación, fuentes clásicas y originales, con un lugar con vistas increíble, y también con una de las colecciones de arte más impresionantes del país.

Para aquellos que buscan una actividad al aire libre, puedes acudir a la cascada Los Tercios de más de 12 metros de altura, los baños termales de Agua Calientes o las cercanas ciudades turísticas de Palo Grande, El Sitio y La Mora.

Parque arqueológico Joya de Cerén

El parque arqueológico de Joya de Cerén es un pueblo maya de artesanos y agricultores muy bien conservado, que junto con el museo, podemos comprobar cómo vivían los habitantes hace centenares de años.

El pueblo fue abandonado rápidamente cuando los residentes se vieron obligados a huir de la erupción del volcán La Laguna de Caldera en 640 d.C., donde el pueblo fue enterrado en cenizas, dejando la ciudad oculta, pero intacta, hasta que en 1976 se descubrió.

Santa Ana – La segunda ciudad más grande el país

Santa Ana, la segunda ciudad más grande de El Salvador, ofrece a los visitantes un atractivo urbano con un ambiente un poco más tranquilo en comparación con San Salvador, ideal para estar en una gran ciudad, pero sin el ajetreo y el agobio de las mismas.

La espectacular Catedral Santa Ana neogótica de principios del siglo XX, el impresionante Teatro Nacional decorado con un gusto exquisito y el parque Libertad, una gran plaza muy simbólica, ha ganado la atención de cualquiera que visita la ciudad, lo que hace de Santa Ana una visita imprescindible.

Parque arqueológico Tazumal

Los historiadores datan del lugar alrededor del 400 d.C., Tazumal es un grupo de pirámides escalonadas únicas, la más alta alcanza hasta 23 metros de altura.

El Museo Stanley H. Boggs en la zona es una visita fascinante, que muestra artefactos descubiertos durante la excavación del parque arqueológico, desde quemadores de incienso, hasta cerámica y estatuas, los restos descubiertos por Boggs son un pequeño vistazo al pasado de Tazumal.

Quizás el elemento más notable del museo es la estatua de la Piedra de las Victorias, un artículo que proporciona una extraña evidencia de una conexión entre el actual El Salvador y lo que hoy es Veracruz, México.

Lago Coatepeque

Lago de Coatepeque, es un lago ubicado en el corazón de un cráter volcánico, con más de 16 kilómetros de diámetro, es uno de los lagos más grandes de El Salvador, y se encuentra solo a 18 kilómetro de Santa Ana.

Formado hace más de 72 mil años por una serie de violentas erupciones volcánicas, lo que queda hoy es uno de los sitios naturales más bellos del país.

Las aguas cristalinas crean las condiciones ideales para nadar, y hay una variedad de deportes acuáticos disponibles, desde motos acuáticas y buceo, hasta pesca y ciclismo acuático.

También puedes realizar un viaje en barco a la isla de Teopan, que se encuentra en el centro del lago, o paseos en lancha motor visitando diferentes puntos de este magnífico lago.

Parque Nacional Cerro Verde

Si bien este parque alberga tres magníficos volcanes, Izalco, Santa Ana y Cerro Verde, este último se considera el más popular.

Es un paraíso para los amantes del senderismo, ya que posee uno de los bosques frondosos más bonitos del país, por lo que podrás realizar una gran ruta de senderismo, atravesando el cráter y árboles centenarios con una majestuosidad excepcional.

También es el hogar de una flora y fauna única, se puede observar diferentes tipos de aves, hacer paseos a caballo y obtener excelentes vistas de los otros dos volcanes, una visita a este parque es una experiencia inolvidable.

Si bien el volcán Cerro Verde no ha entrado en erupción en más de 2.500 años, los otros dos tienen una buena historia de erupciones. Izalco fue una vez considerado el «Faro del Pacífico», por sus 200 años consecutivos de erupciones, hasta la década de 1960, y Santa Ana es uno de los más activos de las tres, con vapor ascendiendo constantemente de una de las lagunas de sus cráteres.

Ruta de las Flores

La Ruta de las Flores es una carretera montañosa de más de 32 kilómetros que empieza en Sonsonate, y acaba en Ahuachapán, lugares únicos con un ambiente acogedor, pequeños pueblos llenos de tradiciones e historia, una gastronomía típica de la zona, y variedad de hostales y pequeños hoteles que harán de tu estancia un recuerdo imperdible de su paso por El Salvador.

Un gran viaje lateral para aquellos que buscan escapar de grandes ciudades o de extensas playas, la ruta es conocida no solo por sus grandes campos de flores, sino también por los encantadores pueblos coloniales, lagunas y cascadas que salpican su travesía.

Puerto de La libertad

La Libertad es un pequeño puerto que lleva el nombre de la independencia de El Salvador de España, aunque a la zona se la ha denominado La Libertad, un conjunto que engloba diferentes playas, el malecón y el puerto.

Ofrece un sitio pintoresco y algunas de las mejores playas de El Salvador para la pesca y el surf, como la popular Playa La Paz.

Para aquellos que quieran disfrutar de su mayor afición, se pueden organizar excursiones de un día de pesca a precios razonables con los capitanes de barcos locales.

Si hay algo por lo que La Libertad es más famosa, es por el ceviche, un plato que se compone de mariscos de pescado crudo cocido en jugo de limón y mezclado con pimiento picante y cebolla ¡es absolutamente imprescindible probarlo!

Playas de la Costa del Sol

Una playa de arena a solo 30 minutos del aeropuerto de San Salvador, la Costa del Sol se está convirtiendo en un lugar turístico cada vez más popular.

Dividido en tres zonas, San Marcellino, Los Blancos y Costa del Sol, esta amplia zona es popular para eventos deportivos, turistas y lugareños de vacaciones y retiros con todo incluido.

Uno de los aspectos más destacados de la zona es un recorrido en barca por los manglares del Estero de Jaltepeque, un área protegida que alberga diversas especies de aves y peces, un recorrido en bote de tres horas desde La Puntilla que lo llevará a través de túneles de manglares y el río más largo del país, el Río Lempe, que desemboca en el Océano Pacífico.

Otra atracción popular en esta zona altamente turística es el parque acuático Atlantis. Las actividades incluyen toboganes, piscinas y atracciones flotantes.

Pueblo El Tunco

El Tunco es uno de los pueblos costeros del norte más populares para los turistas, el nombre de la roca con «forma de cerdo» ubicada frente a su costa, es una zona escarpada y poderosa que no es propicia para nadar, pero el sueño de un surfista se hizo realidad con las magníficas olas que tienen para surfear.

Para aquellos que buscan nadar, las clases de surf y el alquiler de tablas están disponibles en las tiendas locales, un sitio donde es verdad que si no surfeas, no es apto para gastar muchos días, aunque tiene un ambiente realmente sensacional.

Debido a que El Tunco es un lugar tan popular, también tienes la posibilidad de conocer a otros viajeros e intercambiar historias, un ambiente muy mochilero.

Ofrece una gran cantidad de tiendas, restaurantes y cafeterías, así como una gran cantidad de opciones de entretenimiento, y una de los mejores ambientes de vida nocturna en la costa norte.

San Miguel

San Miguel, la tercera ciudad más grande y poblada del país, es un destino turístico popular en El Salvador, aunque un poco menos desarrollado que sus dos hermanas mayores.

Su centro histórico posee algunos hitos dignos de mención, desde la Catedral Basílica Nuestra Señora de la Paz del siglo XIX y el Teatro Francisco Gavidia, hasta el Mercado de San Miguel y la animada Avenida Roosevelt, el lugar de encuentro para irse de fiesta.

Rodeada por la pequeña costa oriental del país, también ofrece proximidad a varios pueblos costeros que cuentan con algunas de las mejores olas de América Central, como has podido comprobar, es un país con un aliciente genial para los fanáticos del surf.

Un importante punto para el comercio, en la localidad costera de San Miguel, nos brinda algunos de los mariscos de la más alta calidad de El Salvador, así que si la gastronomía es lo tuyo, estamos seguros que te encantará.

Más allá del surf, hay varios otros deportes al aire libre disponibles en la ciudad, el volcán San Vicente ofrece algunas de las rutas de senderismo más desafiantes del país, se recomienda contratar un guía. También podemos acercarnos al lago Olomega, otro de los más grandes del país, que proporciona una visita menos agotadora, con senderos informales por la naturaleza y recorridos en bote si uno lo desea.

Playa El Cuco

De fácil acceso en autobús desde San Miguel, Playa El Cuco es una ciudad costera que ofrece cabañas para alojarse, restaurantes de mariscos y una orilla llena de palmeras.

Las aguas son más tranquilas que las de algunos de los pueblos surfistas cercanos, por lo que es una mejor opción para familias, que buscan un lugar más tranquilo para ir con niños.

El Cuco es popular entre los salvadoreños cuando se van de vacaciones, ya que la amplia costa lo hace perfecto para deportes de playa como voleibol y fútbol, con alojamientos muy baratos.

El Hotel Miraflores, es un establecimiento único, ya que está ubicado en un acantilado con increíbles vistas a las montañas de Nicaragua, a los volcanes cercanos y, por supuesto, al inmenso Océano Pacífico.

Ruta de la Paz

Ruta de Paz, o Sendero de la Paz, es una popular travesía que atraviesa la zona más afectada por la guerra civil, donde encontraremos hermosas montañas y originales pueblos coloniales, con tres paradas principales a lo largo de la ruta, San Fernando, Arambala y Perquín.

El camino en sí se encuentra en el área de Morazán, que fue el antiguo centro de la guerrilla, aún permanece bastante subdesarrollado, sin embargo, a medida que los turistas se interesan cada vez más en esta zona que está por descubrir, sin mucho turista y que brinda una naturaleza deslumbrante y única.

Entre sus tres paradas, Perquín es la más popular, con la mayor cantidad de alojamientos, considerada la capital de la revolución y corazón de la resistencia rebelde. En el centro del pueblo alberga el Museo de la Revolución, con cinco salas que exhiben artículos, artefactos y recuerdos de la guerra, con una exhibición de guerrilla reconstruida de manera interactiva, siendo muchos de los guías ex-guerrilleros, por lo que vale la pena escuchar sus conmovedoras historias.

Justo al final de la calle, los lugareños ocupan lo que alguna vez fue un campamento guerrillero, donde por un simbólico precio, puedes pasear por los túneles para vivir una experiencia única que ofrece una visión de la dura vida de los guerrilleros.

Deja un comentario